La Policía Local desarticula un importante punto de venta de drogas

El Pleno de la ciudad ha felicitado a propuesta del grupo municipal del PP al cuerpo de Policía Local por la puesta en marcha de la nueva Unidad de Prevención y Respuesta, que ya está generando buenos resultados para la ciudad

 

La Policía Local de Fuengirola ha sido felicitada públicamente en el Pleno de la ciudad a propuesta del grupo municipal popular por las últimas actuaciones llevadas a cabo. En este sentido, el edil de Seguridad Ciudadana, Rodrigo Romero, desveló ayer que los agentes de la Policía Local adscritos a la nueva Unidad de Prevención y Respuesta desarticularon el pasado 28 de enero un importante punto de venta de droga.

 

Según explicó el edil, una patrulla de la nueva Unidad de Prevención y Respuesta que realizaba el pasado viernes el servicio en la zona del Boquetillo detectó movimientos sospechosos en la parte trasera del mercado del boquetillo, siguiendo a cuatro jóvenes que salieron corriendo al percatarse de su presencia. Acto seguido, los agentes los siguieron hasta un establecimiento situado en el interior del edificio. Una vez dentro, detectaron cómo uno de ellos se introducía en una cámara frigorífica, mientras que otra persona, supuestamente el propietario del local, les impide el paso interponiéndose entre los agentes y la cámara.

Cuando consiguieron acceder, procedieron al registro de la cámara frigorífica, encontrando un total de 6 trozos de hachís con un peso total de 610,3 gramos y 3 tarjetas de teléfono. A la vista del hallazgo, procedieron a la detención del propietario del local, A.B., de origen marroquí y de la persona que accedió a la cámara frigorífica, J.M.V.P.

Dicha actuación responde a la vigilancia de esta zona concreta que se viene realizando desde el pasado noviembre de forma más intensa en busca de la desarticulación de puntos de venta de droga.

Además, el edil señaló otras actuaciones de importancia realizadas en los últimos días, como fue la intervención en un intento de suicidio que resultó con un agente herido al caer de una altura superior a tres metros y que sufre fractura de vértebra. Dicho suceso ocurrió el pasado 29 de enero en la calle Molino de Viento, donde un joven se encontraba subido en una azotea a unos cuatro metros de altura y que amenazaba con tirarse al vacío.

Mientras los agentes intentaban disuadirle, uno de ellos, al tratar de separarlo de la cornisa, perdió pie por el forcejeo del joven, cayendo al suelo. Entonces se avisó a dos ambulancias y a los bomberos para intentar bajar al joven de la azotea. Mientras atendían al agente de policía herido,los compañeros de bomberos y de la asistencia sanitaria convencieron al joven para que bajase de la azotea y desistiera, algo que hizo con sus propios medios. El joven es un paciente con esquizofrenia que había tenido un brote de delirio y que, tras recibir su medicación, quedó a cargo de su padre.

Por otro lado, el pasado sábado, 29 de enero, una tercera patrulla evitó el ahogamiento con su propia lengua de una niña de unos 3 años que sufría un ataque epiléptico en la avenida Condes de San Isidro mientras iba acompañada de su madre, ambas de origen marroquí. Tras ser atendida por la policía, la niña quedó en manos del servicio de emergencias sanitarias.

Cabe recordar que la Policía Local puso en marcha en enero la nueva Unidad de Prevención y Respuesta, reforzando la presencia en los barrios de la ciudad. La unidad está compuesta por un total de 60 agentes con la siguiente distribución: 34 pertenecientes a la Policía de Barrio, dividida a su vez en dos grupos; y dos conjuntos de 12 agentes destinados a actuar sobre las problemáticas y demandas específicas de cada zona de la ciudad. Están comandados por un Subinspector y un Inspector de policía.

Visto 2258 veces